“Mientras colgaban el último cuadro de mi presentación, Erich Stegmann se volvió hacia mí y me dijo: Bienvenido a la Asociación.
A partir de entonces la pintura se convirtió en el gran amor de mi vida y disfruté de una independencia que no había conocido antes.” Christy Brown (Pintor con el pie)

Sarah Biffen fue la primera pintora británica con la boca reconocida. Nació en Somerset (Reino Unido) sin brazos ni piernas y vivió desde el año 1.784 hasta el 1.850. En su vida adulta se las arregló para viajar por todo el mundo demostrando su habilidad como pintora sujetando el pincel entre sus dientes. Su talento fue tal, que la Real Academia de las Artes de Inglaterra aceptó una de sus obras.

Un siglo después de su muerte, otro pintor con la boca, Erich Stegmann, viajó por todo el mundo buscando artistas que “no pudiesen utilizar las manos” y que quisieran acompañarle y apoyarle en su sueño de constituir una organización que les ofreciera independencia, comercializando sus obras.

Del número reducido de miembros que originariamente se reunieron para la constitución en el Principado de Liechtenstein de esta Asociación de Pintores con la Boca y con el Pie, actualmente forman un grupo de más de 800 artistas entre miembros de pleno derecho, miembros asociados y becarios, distribuidos en más de 90 países.

En muchos de estos países (incluyendo España) la Asociación tiene su propia editorial, que imprime las obras de los artistas y se encarga de difundirla y distribuirla por todo el país.

En 1988 Nicholas Scott, entonces Ministro de Asuntos Sociales en el Reino Unido, escribió:

“Los miembros de la Asociación de Pintores con la Boca y con el Pie se han unido con la idea de no solo poder desarrollar plenamente su potencial artístico, sino también para asegurar de por vida, su propia independencia económica y la de todos los miembros; de este modo pueden llegar a alcanzar una autoestima, frecuentemente dañada por una seria minusvalía física”.